Inteligencia Artificial

5 aplicaciones de la Inteligencia Artificial

Cada día se desarrollan nuevos softwares en los que el principal baluarte es la Inteligencia Artificial. Te enumeramos cinco aplicaciones donde esta tecnología ya es una realidad.

Por Redacción España, el 29/01/2020

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

La Inteligencia Artificial es una realidad que se aplica en muchos campos. Se trata de una tecnología desarrollada para que las máquinas aprendan de los datos. Por eso, su combinación con Big Data es fundamental para que el aprendizaje de los softwares sea mejor y más rápido. Basados en el mismo concepto, los sistemas se especializan en distintos terrenos, para conseguir con ellos diferentes aplicaciones de la Inteligencia Artificial.

Venta, marketing y atención al cliente son algunas de ellas, pero también otras tan dispares como personalización del turismo o mejora del diagnóstico médico. Te contamos cómo entra la IA a mejorar estos cinco campos.


1. Inteligencia Artificial enfocada a venta

Imagen

La Inteligencia Artificial se alía con el Big Data para incrementar las ventas de las empresas. Gracias a la combinación de ambas tecnologías, se dispara el conocimiento que las compañías tienen de sus usuarios, por lo que se pueden elaborar estrategias con mayor porcentaje de éxito. En la práctica, se lleva a cabo de múltiples formas:


Clusterización de usuarios

Los algoritmos de ventas crean clústeres o perfiles de usuarios ultrasegmentados. Gracias a esto, se consigue lo que mencionábamos antes, conocer mejor a los clientes de una empresa. Pero, además, brindan a la compañía la oportunidad de conocer de forma mucho más precisa a los clientes potenciales.

En base a los perfiles de clientes actuales, la propia tecnología localiza perfiles similares con alta probabilidad de interés en los productos o servicios de una empresa. 


Análisis predictivos

La Inteligencia Artificial lleva a cabo de forma automática análisis predictivos de comportamiento. Por ejemplo, en un contact center, cuando un cliente está interesado en un producto, puede predecir qué otros productos relacionados podría querer también. Así, se puede mostrar de forma automática a los agentes telefónicos, para que lo sugieran a su interlocutor.


Mejora de argumentos

Los análisis predictivos nos ayudan a mejorar también los argumentos de venta. En base al tipo de cliente con el que estemos interactuando y a las experiencias previas con perfiles similares, la tecnología nos ayuda a entablar el discurso adecuado para cerrar la venta. Por eso decimos que la Inteligencia Artificial nos ayuda a crear mejores vendedores.


2. Inteligencia Artificial y marketing

De la mano del punto anterior, la Inteligencia Artificial entra pisando fuerte en las estrategias de marketing de las empresas, especialmente en el terreno digital. Una de las características más reseñables de internet para los especialistas en este campo es que todas las interacciones de los usuarios se pueden medir. Por tanto, todas generan datos.

Esos datos alimentan a los algoritmos especializados para, de nuevo, crear segmentos de públicos. Esto nos permite, por ejemplo:

  • Ofrecer a los usuarios la publicidad de productos y servicios que realmente le interesen.
  • Hacer que esa publicidad le llegue por los canales adecuados, sin que resulte intrusiva.
  • Enviar esa publicidad en el momento oportuno.
  • Combinar las estrategias más convenientes.
  • Escoger los mejores mensajes. Una marca no puede (ni debe) hablar igual a un varón jubilado de 67 años que a una mujer trabajadora de 30. El contenido de sus comunicaciones y el tono se pueden (y se deben) elaborar a partir de los targets ultraperfilados por la intervención de la IA.
  • Reconducir las campañas de publicidad y marketing en tiempo real, ya que la IA aporta los datos al momento. No hay que esperar a que una campaña termine para evaluar si ha sido exitosa o no, sino que cualquier campaña puede reencaminarse hacia el éxito en el momento en el que se detecta que los resultados no están siendo satisfactorios.


3. Inteligencia Artificial y atención al cliente

La Inteligencia Artificial es un valor diferencial en los servicios de Atención al Cliente de las empresas. Gracias a ella, el contacto entre los clientes (y clientes potenciales) y las compañías mejora ostensiblemente, lo cual hace que se beneficie la experiencia de usuario y su percepción de la marca.

Una parte importante de ello viene de la mano de los bots, unos robots que funcionan con tecnología Machine Learning y que pueden mantener una conversación natural con el usuario por vía telefónica (callbots) o por chat (chatbots), entre otros canales. Gracias a ellos, la compañía puede, por ejemplo:

  • Dar respuesta a dudas en cualquier momento del día.
  • Hacer que esa respuesta sea inmediata (desaparecen los tiempos de espera de los clientes).
  • Ampliar el soporte a múltiples canales, para que los clientes tengan varias opciones para contactar con la empresa y puedan elegir la que más cómoda les resulte.
  • Resolver problemas sencillos y/o repetitivos, lo que permite que las personas que trabajan en el departamento dispongan de más tiempo para tareas que implican más complicación.
  • Conocer cuáles son las necesidades del cliente para transferirle directamente con la persona adecuada.
  • Solicitar comentarios y mejorar los canales de comunicación.
  • Aprender de las propias conversaciones para implementar esas mejoras: gracias a la combinación de la tecnología de procesamiento del lenguaje natural y al Machine Learning, se encuentran patrones de comportamiento en los usuarios, se aprende de su grado de satisfacción y se pueden implementar mejoras en futuras conversaciones, para que las respuestas sean cada vez más acertadas.
  • Asegurar (aún más) la privacidad de los datos de los clientes.
  • Emplear los datos anonimizados que se extraigan de las conversaciones para crear perfiles que se puedan utilizar en estrategias de marketing y/o ventas y para implementar mejoras en los propios productos o servicios que ofrece la empresa.
  • Guardar las consultas previas de los usuarios y emplearlas como referencia en las conversaciones sucesivas, para que el servicio sea más personalizado.

4. Inteligencia Artificial y diagnóstico médico

ia_medicina

La medicina también se está beneficiando de la evolución tecnológica. De hecho, es uno de los campos que más están avanzando, en todos los terrenos. De ellos, el más destacado es el del diagnóstico médico. Así, la Inteligencia Artificial ayuda a los especialistas a realizar diagnósticos más precisos y escoger los tratamientos más adecuados para cada caso.

Para ello, la tecnología emplea todo tipo de datos anonimizados: imágenes (radiografías, tacs, etcétera), historiales informatizados de pacientes, fármacos y tratamientos disponibles, etcétera. Estos datos se cruzan de forma automática y, en base a ellos, se extraen porcentajes de éxito y análisis predictivos. El especialista, que es quien tiene la decisión final, puede basarse en ellos para llevar a cabo su labor.

Pero no solo eso. A día de hoy ya existen softwares especializados en la detección precoz de algunas enfermedades. Esto significa que podemos adelantarnos aún más a las evidencias, una tecnología especialmente útil ya que esa detección anticipada en determinados casos es clave para la supervivencia de las personas.

Por ejemplo, existe un proyecto de la Unidad de Sepsis del Hospital Universitario de Son Llàtzer de Palma que emplea la tecnología para la detección temprana y el tratamiento de la sepsis. El software detecta la enfermedad en tiempo real, su precisión reduce los porcentajes de falsos positivos y, además, ofrece a los médicos las opciones más adecuadas para cada paciente basándose en el estudio de casos previos similares.


5. Inteligencia Artificial y la personalización del turismo

El sector del turismo se ve beneficiado a muchos niveles, especialmente en el terreno de la personalización. La Inteligencia Artificial permite almacenar preferencias de los usuarios y detectar hábitos de consumo en base a perfiles que las empresas pueden emplear para crear experiencias turísticas mucho más personalizadas y, por tanto, satisfactorias. Por ejemplo:

  • Las webs de alojamientos pueden ofrecer a los usuarios los hoteles más acordes con su perfil, en base a sus elecciones previas y a clientes similares.
  • Esto se puede llevar también a la personalización de las comunicaciones entre las empresas y los turistas: selección de canales de comunicación, tipo de mensajes, tipo de productos que se ofrecen, etcétera.
  • Los hoteles pueden realizar la asignación de habitaciones de forma automática, en base a los gustos de los usuarios.
  • Esto puede incidir también en la selección de actividades, transportes, etcétera.

Un caso real del éxito de la vinculación de la IA al turismo fue el proyecto desarrollado por los expertos tecnológicos de B12, Strategy Big Data, y TUI Destination Experiences. Ambas compañías desarrollaron una plataforma conocida como Artificial Intelligence Response que automatiza las respuestas a las dudas de los usuarios. Como consecuencia:

  • Las preguntas relacionadas con sus reservas se responden al momento, con precisión y sin tiempos de espera. Su satisfacción es inmediata.
  • Los especialistas quedan liberados de esas tareas y pueden destinar más tiempo a entender las necesidades que sí requieren su intervención y a hacer un trabajo más personalizado y satisfactorio para ambas partes.

Pero además, la tecnología ayuda a la industria hotelera a hacer predicciones de cancelaciones o acelerar procesos relativamente tediosos como el check-in o el check-out en los hoteles. 

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid