Big Data

Cómo los datos cambian la toma de decisiones en una empresa

Los datos redirigen el rumbo de la toma de decisiones empresariales: conocemos mejor a los clientes, analizamos el mercado en profundidad y predecimos su evolución con un alto porcentaje de acierto.

Por Redacción España, el 05/03/2021

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

La toma de decisiones en una empresa se basa en cómo creemos que van a evolucionar la propia compañía y el mercado. ¿Y si, en vez de creer, supiéramos con un gran porcentaje de certeza, cuál va a ser esa evolución? Pues ahí reside el poder del Big Data. No es una bola de cristal, pero casi.

Esta tecnología (y sus herramientas) permite cruzar datos históricos de la empresa, de sus públicos y públicos objetivos, competidores, estacionalidad, actualidad, etcétera para predecir el futuro y reaccionar rápido ante imprevistos presentes. Así es como los datos, correctamente recopilados, filtrados, procesados y analizados cambian la toma de decisiones en una empresa. Ahondamos en ello.

Big Data y toma de decisiones

Resumido, el Big Data es una tecnología que se encarga de transformar datos en información. El valor de esa información reside en su capacidad para crear una imagen completa de la realidad de una empresa y adaptar tus decisiones a esa realidad.

Por ejemplo, tienes una tienda de ropa online. Reúnes todos los datos históricos del comportamiento de tus clientes: qué han comprado, cuándo, cuánto han tardado en recibir sus pedidos, cuántos de los productos comprados han sido devueltos, a qué línea o categoría corresponden esos productos, cuántas quejas has tenido, por qué, etcétera.

A estos se suman datos de marketing como qué mensajes han impactado mejor, a través de qué canales han llegado, en qué formatos, si han sido emitidos directamente por la empresa o a través de un tercero (una influencer, por ejemplo), etcétera. Pero, además, tienes datos estacionales, como los meses de más o menos demanda histórica o la previsión meteorológica.

Con todo eso, puedes elaborar un plan para diseñar tu nueva línea de ropa (productos que encajan mejor en cada temporada, telas, colores, etcétera) y para lanzarla justo en el momento idóneo, a través de los mejores canales. Es decir, no solo sabes que la línea de verano la tienes que lanzar en el mes X, sino que, además, sabes que una semana va a ser lluviosa y que eso puede impactar en tus ventas, con lo que puedes postergar el lanzamiento para que tenga más éxito.

No es casualidad que en la mayoría de grandes cadenas de ropa ahora predomine el llamado estilo comfy. Con el COVID-19, hemos cambiado los trajes de chaqueta, los vestidos de lentejuelas e incluso los vaqueros por el chándal. Las empresas de este sector han adaptado sus líneas a las nuevas (y obligadas) demandas del mercado, con cortes y tejidos cómodos y colores poco estridentes, que invitan a la calma en casa.

La información también te sirve para ajustar stocks, detectar fallos en la cadena interna de la compañía o implementar mejoras que garanticen una mejor experiencia de usuario.

Por ejemplo, si prevés que vas a tener un gran volumen de ventas en una semana en concreto, puedes avisarlo a la empresa de repartos con la que trabajes para garantizar que lleguen en plazo o, si has detectado que los plazos de entrega empeoran la experiencia de cliente, puedes localizar en qué punto de la cadena se produce el embudo y poner remedio.

Esto también se puede llevar al plano físico. Una cadena de cafeterías puede cruzar información de esta forma para saber cuántos clientes van a entrar en cada establecimiento cada día y, en función del tiempo, qué productos van a tomar: cafés, batidos, bebidas refrescantes, etcétera.

Emplear esa información correctamente implica tomar decisiones que afectan a las provisiones de stock y a la gestión del personal. Porque la influencia del Big Data en la toma de decisiones no solo tiene que ver con las campañas de venta, también con la optimización de recursos, procesos operativos y otros factores que influyen considerablemente en los beneficios que cosecha una compañía.

Factores clave del Big Data en la toma de decisiones

  • Aporta información sobre los clientes de una empresa, en profundidad: los clientes ya no son entes genéricos que asociamos con un género, un rango de edad y poco más. Sabemos dónde viven, qué les gusta hacer, cuál es su nivel de estudios, sabemos qué redes sociales consultan, a qué influencers siguen, qué medios consumen, si tienen hijos o no…
  • Aporta información sobre los cambios del mercado en base a factores externos, como lo que explicábamos antes de la climatología.
  • Aporta información sobre los procesos internos y evidencia posibles mejoras a nivel organizativo y de gestión.
  • Y, los más importante, todo eso lo hace de manera automatizada. Los datos se recaban, filtran y procesan con tecnologías basadas en Inteligencia Artificial que, gracias al Machine Learning, se autoperfeccionan por sí mismos. Esto es, evolucionan conforme van procesando datos, encontrando nuevos patrones ocultos gracias al Data Mining o Minería de Datos.

Big Data y estrategia empresarial

El Big Data se alza como una parte fundamental de la estrategia de una empresa. No consiste en sustituir perfiles analíticos, sino en darles más armas para analizar. El rumbo de las compañías lo siguen marcando las personas, que ahora se fundamentan en evidencias para ir un paso por delante del mercado.

¿Qué implica eso? Que desaparecen los "me gusta"/"no me gusta", ya que, si algo tienen los datos, es que no dan cabida a apreciaciones, son veraces y objetivos, siempre y cuando la cadena hasta su transformación en información haya sido correctamente implementada.

Pero, además, los datos dan a la empresa una mayor capacidad de reacción ante imprevistos. El Big Data es inmediato, funciona en tiempo real y alerta ante posibles fluctuaciones del mercado al momento. Ten en cuenta que no todo se puede predecir. Los datos nos dan un gran porcentaje de certeza, pero hay cosas que se nos escapan.

Puedes idear toda tu campaña en base a los datos, adaptar tus cadenas de producción, corregir errores, preparar el marketing… y te viene una pandemia mundial. La inmediatez del Big Data nos permite reaccionar rápidamente y tomar a tiempo las decisiones estratégicas necesarias para minimizar el impacto del imprevisto en cuestión.

Empresas basadas en datos

Hay empresas que están transformando su mentalidad, su infraestructura y su cultura hacia la nueva era data driven, y empresas que nacieron con el Big Data dentro de su ADN. Google, Amazon, Spotify y Netflix son cuatro grandes ejemplos de cómo llegar al éxito por el camino de los datos.

No es arte de magia que cada vez que te llega un e-mail de Amazon parezca que te ha leído el pensamiento, ni que la música que te sugiere Spotify en el Radar de Novedades siempre te guste. Tampoco es casualidad que esa serie que te ha aparecido en la lista de sugerencias de Netflix te haya tenido en el sofá hasta las 3 de la mañana con los ojos como platos.

Hablamos de empresas que han sabido personalizar su carta de productos y servicios utilizando la tecnología como base y, además, que han desarrollado un plan de monetización exitoso.

Y luego está Google, que es casi un caso aparte en este terreno, hace tiempo que ganaron el oro en el podio de las empresas data driven. Desde sus inicios, la compañía ha marcado su rumbo en base a los datos, una tarea que antes se desarrollaba por expertos en la materia y que ahora se ha agilizado y perfeccionado gracias a la automatización. Los números avalan el éxito de la estrategia.

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid