Inteligencia Artificial

Cómo puede el cloud computing contribuir al teletrabajo

Debido a la expansión del virus Covid-19, muchas empresas han implantado el teletrabajo. Te explicamos cómo ayuda el cloud computing a mejorar los procesos.

Por Redacción España, el 14/04/2020

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Con el paso de los años, hemos visto cómo se desarrollaba la tecnología a nuestro alrededor. Ordenadores, tablets y móviles han ido incrementando cada vez más su almacenamiento para volverse más eficaces. 

Sin embargo, la aparición de la nube como sistema de almacenamiento de información supuso un antes y un después en la forma de trabajar tanto a particulares como a empresas. Te comentamos cómo puede el cloud computing contribuir al teletrabajo.


¿Qué es el Cloud Computing?

Cloud computing es un sistema informático alojado en un servidor al que se puede acceder desde cualquier dispositivo conectado a la red a través de un navegador web. También se le conoce como computación en la nube o simplemente como nube virtual.

Es un espacio invisible que permite a los usuarios acceder a todo tipo de información de forma rápida y eficaz sin la necesidad de almacenar documentos en sus respectivos dispositivos. 

Toda la información, datos y procesos operacionales quedan albergados en un servidor externo, sin necesidad de poseer una gran infraestructura. De esta forma, todo usuario con acceso al servidor podrá utilizar los datos fácilmente.

Por su parte, el cloud computing aumenta la posibilidad de ofrecer servicios a través de internet, elimina la preocupación por el espacio y atrae nuevas posibilidades de crear negocios mediante la red, los ya conocidos como e-business.


Servicios en la nube

Desde el nacimiento del la nube computacional, almacenar la información en discos duros externos o pendrives para poder trabajar con ellos desde el ordenador personal es cosa del pasado. 

La implantación del cloud computing en los procesos operacionales de las corporaciones contribuye a mejorar el clima del teletrabajo, puesto que las empresas o usuarios que almacenen los datos en la nube pueden acceder a ellos libremente desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo.

Existen tres categorías principales del cómputo en la nube:

Infraestructure as a Service (IaaS)

IaaS se trata de un servicio informático en la nube que da acceso a una infraestructura de la tecnología de la información (TI) flexible a través de la red (servidores virtuales, conexiones de red, ancho de banda, direcciones IP, etcétera). Su alojamiento, administración y mantenimiento del hardware que la sustenta son competencia del proveedor del servicio.


Software as a Service (SaaS)

Un sistema SaaS o Software as a Service es un modelo de distribución y monetización de software alojado y gestionado desde el servidor o servidores externos del proveedor. Es posible acceder a él a través de la red.

Se trata del nivel de cloud computing más conocido, puesto que suele tener como objetivo el cliente final, que utiliza los servicios de SaaS para mejorar o gestionar algunos de los procesos de la institución.

Explicado de forma sencilla, SaaS funciona como un alquiler. El usuario consigue autorización en un software específico durante un tiempo determinado y paga por ello mientras lo usa.

Algunos servicios de SaaS comunes son Dropbox o Google Analytics.


Platform as a Service (PaaS)

PaaS es la capa intermedia entre SaaS y IaaS. El proveedor de la nube, además de la infraestructura ofrece al usuario recursos de software para soportar el ciclo de vida del desarrollo y puesta en marcha de aplicaciones, ya sea diseño, desarrollo, pruebas o distribución.


Ventajas del uso del Cloud Computing para las empresas

La implementación de la nube en los procesos de la empresa trae consigo algunos beneficios que afectan a la propia corporación así como en la forma de trabajar de los empleados. Estos son algunos de ellos:

  • Reducción de los costes: el cloud computing permite ahorrar cantidades económicas a la empresa, puesto que no es necesario pagar por una infraestructura, por un soporte físico o por una licencia de software para cada ordenador. Además, el cloud computing se basa en la premisa del pay per use, es decir, de pago por uso. Por lo que la compañía solo abonará el importe de los servicios utilizados y contratados, pudiendo mantener controlado el gasto en todo momento.
  • Almacenamiento ilimitado: En comparación con la capacidad de los ordenadores y móviles tradicionales, la nube ofrece un espacio prácticamente ilimitado donde albergar los datos. Este aspecto es de vital importancia para empresas que manejan cantidades ingentes de información.
  • Seguridad y accesibilidad: Con el cloud computing, los datos permanecen en un servidor externo que los mantiene y protege. Por eso, en caso de que un soporte físico sufra un ataque o simplemente deje de funcionar, la información no se pierde, quedará albergada en la nube a la espera de ser consultada a través de otro dispositivo.
  • Movilidad: El desarrollo de dispositivos móviles con conexión a internet ha facilitado el acceso a los contenidos de la nube, que pueden consultarse desde cualquier lugar y en cualquier situación, sin necesidad de disponer de un ordenador.


Cloud computing y teletrabajo

cloud

El teletrabajo consiste en el desarrollo de una actividad profesional sin la presencia física del usuario en la sede de la empresa durante su horario laboral. Dicha actividad implica el uso de métodos de comunicación y herramientas electrónicas que aseguren el contacto entre empresa, trabajador y cliente.

El informe de 2017 de la Organización Internacional del Trabajo señala un efecto positivo en los empleados que recurren al teletrabajo de forma ocasional o regular. Los principales puntos tratados es que los empleados sienten una mayor autonomía sobre el horario de trabajo que permite organizar la jornada laboral con mayor flexibilidad, una mayor productividad y la posibilidad de conciliar más fácilmente la vida laboral y la personal.

Hoy en día, gracias a la facilidad de acceso a internet contamos con múltiples aplicaciones que permiten compartir y archivar la información en línea, es el caso de la nube computacional. Una herramienta que mejora la eficiencia y agilidad del contenido compartido en las empresas.

La mayoría de las aplicaciones basadas en la nube, ya sea pública o privada, están diseñadas para trabajar a distancia, e incluyen elementos de control necesarios para la medición de las tareas desempeñadas por el usuario, es decir, favorece el trabajo remoto y la medición de la productividad en la empresa.

Por su parte, el teletrabajo ofrece una visión actualizada de la forma de ejercer la actividad profesional. Hasta hace relativamente poco, el trabajo de un empleado se medía por tiempo y no por objetivos.

No obstante, diversos estudios afirman que no por trabajar más horas los empleados se vuelven más eficientes y productivos. Eso sí, instaurar el teletrabajo requiere un férreo compromiso por parte del empleado para con la empresa. Así pues, una relación simbiótica gestionada adecuadamente puede dirigir los procesos en la mejor dirección.

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid