Inteligencia Artificial

Diferencias entre nube pública, nube privada y nube híbrida

¿Conoces cuáles son los 3 tipos de Cloud Computing que existen? Te desglosamos sus principales diferencias para que puedas elegir la opción que mejor se adapta a las necesidades de tu negocio.

Por Redacción España, el 23/09/2020

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

El Cloud Computing consiste en ofrecer servicios a través de internet.  Este aspecto motiva nuevas posibilidades de forma de negocio, los ya conocidos e-business (negocios por internet).

No obstante, con el paso del tiempo, esta tendencia en alza ha desarrollado diferentes modalidades y, por este motivo muchas empresas se ven en la difícil tesitura de qué tipo de solución cloud es la adecuada para su negocio: ¿Pública, privada o híbrida? Te explicamos las principales diferencias entre los tres modelos.


Nube pública

La nube pública es un entorno informático diseñado a partir de una infraestructura de TI construida sobre recursos físicos compartidos que pueden ser accesibles a través de una red pública por cualquier usuario.

Este sistema se ha convertido en un peón imprescindible en el día a día de organizaciones y particulares, ya que permite realizar cómputo, almacenamiento, entregar contenido y mucho más.

En este sentido, la ventaja mayoritaria de la nube pública es el ahorro de costes, puesto que se elimina la elevada inversión inicial en equipamiento o licencias de software, cabe mencionar un listado de proveedores de nubes públicas: Microsoft Azure, IBM Cloud y Amazon Web Services (AWS). El proveedor de servicios de nube es el propietario de la infraestructura física y se ocupa de mantenerla y gestionarla.

El entorno cloud público es un espacio compartido con otros usuarios en la red que han contratado algún plan de almacenamiento con ese mismo proveedor. Aun así, la seguridad está garantizada, ya que cada perfil cuenta con su ID y contraseña de acceso a la plataforma.

Algunos de los ejemplos más comunes basados en la nube pública son los servicios de almacenamiento: Dropbox, Google Drive, One Drive, iCloud, etcétera.

Como decíamos, la nube está compuesta de varios servidores interconectados y ligados a un servidor central, encargado del control y gestión de la red a través de un middleware. Este servidor se encarga de subdividir las tareas en función de la prioridad y la potencia precisas.


Nube privada

Las nubes privadas son espacios cloud creados específicamente para el usuario demandante, generalmente empresas u organizaciones que buscan almacenar sus datos en entornos seguros.

Este tipo de soluciones comprende los recursos tanto de hardware como de software que utilizan las compañías para albergar su información. De hecho, el acceso únicamente está permitido a cierto tipo de personal cualificado y autorizado por la misma empresa.

Una nube pública se convierte automáticamente en nube privada en el momento que la infraestructura de TI se destina a un solo cliente y se le dota de acceso único y aislado.

Las ventajas primordiales que ofrece el cloud privado son la virtualización, escalabilidad y personalización de los servicios de acuerdo con los recursos y requisitos específicos de la empresa en cuanto al manejo de su información.

En función de las necesidades del usuario demandante de los servicios cloud, existen dos tipos de nube privada:


Nubes privadas gestionadas

Las nubes privadas gestionadas son conjuntos combinados de hardware y software propios del cliente, pero configuradas y gestionadas por un proveedor externo que se encarga de proporcionar soporte, mantenimiento y actualizaciones.

Nubes exclusivas

En términos generales, una nube exclusiva es la aplicación del servicio de una nube en el interno de otra nube. Este tipo de servicios cloud exclusivo se puede albergar en las nubes públicas o en las nubes privadas.


Nube híbrida

La nube híbrida es un entorno de cloud computing basado en una combinación de servicios de nube pública y de nube privada, con orquestación entre ambas plataformas cloud.

La ventaja mayoritaria de este tipo de servicios es la flexibilidad, ya que permite que el trabajo se reparta entre las nubes privadas y las públicas conforme cambian las necesidades y los costos de la computación.

Por norma general, la arquitectura de un modelo cloud híbrido incluye una plataforma pública de infraestructura como servicio (IaaS), una plataforma de nube privada o un centro de datos.

Asimismo, el entorno de las nubes híbridas se crea a partir de la conexión de redes de área local (LAN), redes de área extensa (WAN), redes privadas virtuales (VPN) o API’s.


¿Qué opción elegir de cara a los procesos de negocio?

La elección de un tipo de servicio cloud u otro de cara a los procesos de negocio es una decisión clave. Como hemos visto, las nubes son muy diferentes entre sí, Cada una se utiliza para resolver un problema o necesidad distinta.

Lo primero que hay que cuestionarse es: ¿Qué solución cloud necesita mi empresa para mejorar?

Las grandes organizaciones con amplios recursos y datos masivos necesitarán un sistema de almacenamiento seguro, acorde a sus valores y además, personalizable en función de sus demandas. Por lo general, la mejor solución es la nube privada.

Si el objetivo final es agilizar procesos a coste reducido (pay per use) y en un entorno escalable y seguro, la nube pública es la solución cloud más interesante de cara a los procesos internos de la empresa .

Aun así, en la mayoría de casos, la solución más eficiente es optar por el cloud híbrido, una combinación que permite explotar las mejores funciones de ambos procesos.

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid