Big Data

La importancia de la nube en Big Data

La nube o cloud computing y el Big Data están estrechamente relacionados. La finalidad es poder almacenar cantidades masivas de datos y ofrecer una mejor experiencia a sus usuarios.

Por Redacción España, el 06/11/2019

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Antaño, las fotografías, clips de música y documentos se almacenaban en dispositivos de hardware externos como discos duros o CD’s, de esta forma nos asegurábamos que estuviesen a salvo. A día de hoy, eso es cosa del pasado. ¡Te explicamos que tiene que ver la nube en todo esto!


¿Qué es la nube?

En mayor o menor medida, todos formamos parte de la sociedad de la información. Somos creadores de contenido. Utilizamos las redes sociales como método de comunicación y en colación, cada foto, tweet o publicación genera un nuevo dato. 

Imagina esta idea multiplicada por todos los usuarios activos de Internet. Los resultados ascienden como la espuma. Para ejercer cierto control, la consultora Domo publicó a finales de 2018 una infografía denominada “Los datos nunca duermen”, se calculó que cada minuto:

  • Se publicaron 49.380 fotos en Instagram. 

  • Se realizaron 176.220 llamadas a través de Skype.

  • Se visualizaron 97.222 horas de contenido en Netflix.

Resulta complicado imaginarse un sitio donde almacenar tal cantidad de información, pero existe, y ese lugar se denomina nube o cloud computing. Cuando pensamos en la nube, imaginamos una masa formada a consecuencia de la condensación del vapor de agua atmosférico. 

No obstante, la nube no es un lugar físico. Más bien se trata de un espacio invisible que se encuadra en los servidores de internet y que sirve como método de almacenamiento y procesamiento masivo de datos. 


Usos de la nube

Uno de los usos por defecto que más se aprovecha de la nube es el almacenamiento de datos, que puede hacerse en grandes volúmenes, pensado sobre todo para empresas que necesitan albergar mucha información, o de uso particular.

Servicios como Dropbox o iCloud proporcionan almacenamiento gratuito limitado y ofrecen además, versiones de pago para conseguir espacio adicional. Estas plataformas permiten sincronizar y compartir  archivos de diversa índole entre usuarios.  

Otro de los usos por excelencia del cloud computing es la seguridad. Para casos de averías en sistemas o robo de equipos, la nube ofrece un servicio de copia de seguridad y restauración de información que resulta de gran utilidad para empresas con datos importantes sobre el negocio.


Servicios de la nube

Gracias a los servicios de la nube, ya no es necesario transportar los documentos a través de un CD, un disco duro externo o un pendrive para poder trabajar con ellos desde el ordenador personal. 

Los servicios en la nube son básicamente todo tipo de servicios informáticos que se ofrecen a través de una red de servidores interconectados, que es donde se almacena y procesa la información. 

Cualquier empresa o usuario que almacene la información en la nube puede acceder a sus datos y trabajar con ellos desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo. Por su parte, existen tres categorías principales del cómputo en la nube: 

Infraestructure as a Service (IaaS)

Ofrece servicios de computación y almacenamiento, de tal forma que el usuario pueda disponer de recursos como memoria o equipamientos de red. Se otorga la posibilidad de alquilar estos recursos de hardware en vez de comprarlos e instalarlos en el centro de procesamiento de datos (CPD) de la organización.

Mediante este tipo de estructura, el usuario solo paga por lo que usa, lo que permite reducir el coste operacional y además, administrar fácilmente sus propios servidores físicos. Algunos ejemplos son Amazon Web Services (AWS) o Microsoft Azure.

Software as a Service (SaaS)

Un sistema SaaS o Software as a Service es un modelo de distribución de software en el que tanto el software como los datos son alojados en un único servidor externo a la empresa. Esto quiere decir que un proveedor se encarga de la gestión, mantenimiento y soporte del software en la nube. 

La empresa puede acceder fácilmente y desde cualquier lugar al software y a todos sus datos a través de un navegador web desde cualquier dispositivo. Esto agrega valor a la empresa y tiene una serie de beneficios: se reducen los costes de licencia y mantenimiento y se mejora la movilidad. 

Platform as a Service (PaaS)

PaaS es la capa intermedia entre SaaS y IaaS. Ofrece un paquete de herramientas para desarrollar, probar y desplegar aplicaciones web para los usuarios sin la necesidad de preocuparse por la infraestructura subyacente.


¿Cómo implementar los servicios en la nube?

Si nos referimos a la ubicación y nivel de seguridad, las empresas de servicios en la nube cuentan con varios servicios: público, privado e híbrido. 

  • Nube pública: proveedores externos ofrecen hardware, software, aplicaciones y servicios a través de la red a cualquier usuario que quiera hacer uso de ellos. El mantenimiento, seguridad y gestión de la infraestructura  también es responsabilidad del proveedor. 

  • Nube privada: los servidores y centros de datos se encuentran dentro de la empresa y los servicios informáticos se ofrecen a través de una red privada. Mediante este tipo de cloud computing, la empresa tiene mayor control sobre el entorno y la seguridad de sus datos, pero ofrece la misma escalabilidad que la nube pública. 

  • Nube híbrida: integración de funcionalidades de la nube pública y de la privada para aprovechar los recursos que ambas pueden llegar a ofrecer.


Ventajas del cloud computing para la empresa

La principal función de la nube es ofrecer soporte a los usuarios brindando acceso a la información almacenada en servidores externos. En comparación a los métodos tradicionales de gestión, el cloud computing tiene una serie de beneficios, entre los que se encuentran:

Ahorro de costes

El cloud computing permite reducir considerablemente los costes sustituyendo las inversiones en infraestructuras, licencias de software o personal técnico, así como el mantenimiento de los mismos, por pagos periódicos que se pueden configurar en función del uso de los recursos de la nube. 

Movilidad y flexibilidad

Una de las ventajas más competitivas es la movilidad. Con esto nos referimos a que esté donde esté el usuario podrá acceder a la información en un par de clics sin necesidad de cargar con ningún dispositivo que albergue los datos.

En relación a la movilidad, cabe destacar otro beneficio para los empleados de la compañía, que al poder hacer uso de la información y los documentos de la empresa, les ofrece flexibilidad laboral sin depender de asistir a la oficina y usando cualquier dispositivo, no solo un ordenador. Con ello ha sido posible instaurar el sistema de teletrabajo que es, además, una acción motivacional para la plantilla.

Seguridad

Los proveedores de servicios de Cloud ponen su empeño en la protección de datos de sus clientes, la seguridad de la información contenida en los sistemas y la recuperación ante robos o daños en los equipos. 

En cualquier caso, el propio cloud computing se encarga de efectuar copias de seguridad periódicas que mantengan a salvo los datos de sus clientes. 

Capacidad de almacenamiento ilimitada

Cuántas veces nos hemos quejado de que nuestro ordenador o smartphone no tiene la capacidad suficiente para albergar toda la información y datos que generamos. La nube es la solución para descongestionar los dispositivos tecnológicos. Ofrece espacio prácticamente ilimitado para que el usuario pueda guardar todo lo que necesite. 

Actualizaciones periódicas

A través del cloud computing, la empresa tendrá siempre un sistema actualizado y optimizado. Dichas actualizaciones se hacen automáticamente y estarán disponibles en los períodos estipulados por el proveedor de la nube.

 

Big Data y Cloud Computing, una relación conveniente

El Big Data está compuesto por gran cantidad de datos que generan las empresas al recopilar información de los usuarios y por el propio desarrollo de su actividad. Esto no cesa, de hecho cada vez se crea y distribuye más información y por ello, dada la necesidad de almacenamiento que supone, el mejor sitio para almacenarla es en la nube. 

Se puede decir que el Big Data y las tecnologías en la nube están estrechamente relacionadas. Juntos, proporcionan una infraestructura rentable y escalable para soportar big data y análisis de negocios.

Se consideran la pareja perfecta puesto que Big Data es una técnica de computación que necesita de un potencial elevado de procesamiento y almacenamiento para lograr transformar datos masivos (estructurados y no estructurados) en información útil para una empresa, y el cloud computing está pensado precisamente para ese fin. 

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid