Inteligencia Artificial

Origen del concepto de Inteligencia Artificial

Puede que pienses que la inteligencia artificial es un concepto de reciente creación, pero lo cierto es que tiene su hueco en la historia. Te explicamos cuando surgió.

Por Redacción España, el 11/11/2019

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Cuando pensamos en inteligencia artificial es habitual pensar en una secuencia de imágenes futuristas en las que participa tecnología de última generación. Sin embargo, para que haya llegado hasta el punto donde se encuentra actualmente, ha tenido que afrontar diversos retos a lo largo de la historia. Te proponemos un recorrido por los acontecimientos más puntuales que giran en torno a la IA desde su nacimiento hasta la actualidad.

Origen y evolución cronológica

El origen de la inteligencia artificial es muy antiguo. Se remonta al 300 a.C. y aunque, por aquel entonces era impensable pensar en un concepto de tal magnitud, los siguientes hechos de la historia tuvieron un peso importante en su desarrollo.

Aristóteles fue el primero en descubrir de manera estructurada un conjunto de reglas, los llamados silogismos, que describen una parte del funcionamiento de la mente humana y que, al seguirlas paso a paso, producen conclusiones racionales a partir de las premisas.

En el 250 a.C., Ctesibio de Alejandría construyó la primera máquina autocontrolada. Se trataba de un regulador del agua que modificaba su propio funcionamiento, pero sin un razonamiento previo.

En 1637, uno de los filósofos más influyentes del siglo XVII predijo la posibilidad de crear máquinas que pensasen por sí mismas. Esta figura se trataba de René Descartes.

Después de años de parón en este sentido, en 1847, el matemático George Boole puso un componente más a esta historia, estableciendo que el razonamiento lógico podría sistematizarse, de igual forma que se resuelve una ecuación matemática.

30 años más tarde, Gottlob Frege a partir de los estudios de Boole obtiene la Lógica de Primer Orden, la cual contaba con mayor énfasis y una mejor expresión. Actualmente se sigue tomando como referencia.

Alan Turing, un factor clave en el proceso

La inteligencia artificial no sería lo que es sin la tecnología y, no hay nada más futurista que los robots. La primera vez que se acuñó la esta disruptora palabra fue en el año 1921 por Karel Čapek en su obra de teatro R.U.R.

Siguiendo este hilo, en 1936 entra en juego el que hoy en día se considera como uno de los padres de la tecnología de la información, Allan Turing. Este matemático introdujo el concepto de algoritmo a través de su artículo “Computing machinery and intelligence” mediante el cual sentó las bases de la informática moderna.

A través del cual, surge el conocido Test de Turing, una prueba de comunicación verbal hombre máquina que evalúa la capacidad de la tecnología de hacerse pasar por los seres humanos.

5 años más tarde (1941), se crea el primer ordenador de la historia moderna, un dispositivo programable y automático, el cual fue bautizado como Z3. El mérito de este invento se le atribuye a Konrad Zuse.

Ese mismo año, con una mayor innovación, eficiencia y cada vez más cerca de la inteligencia artificial, Isaac Asimov, en su escrito de ciencia ficción “Círculo Vicioso” argumenta las leyes de la robótica, aquellas que todo robot debe cumplir. Estas son:

  • Los robots no podrán dañar al ser humano.
  • Los robots cumplirán las órdenes designadas.
  • Los robots protegerán su propia existencia siempre y cuando ésta no entre en conflicto con la primera o segunda ley antes propuestas.

En 1943, Warren McCulloch y Walter Pitts presentaron su modelo de neuronas artificiales, el cual se considera el primer trabajo del campo de inteligencia artificial, aunque aún no había sido acuñado como tal.

Estos científicos partieron de tres fuentes principales: conocimientos sobre la fisiología básica y funcionamiento de las neuronas en el cerebro, el análisis formal de la lógica preposicional de Russell y Whitehead y la teoría   de Allan Turing.

Nacimiento y evolución

En 1956 nace el término inteligencia artificial gracias al informático John McCarthy y a la ayuda de Marvin Minsky y Claude Shannon. Este concepto designado en la conferencia de Dartmouth definía la palabra como la ciencia e ingeniería de “hacer máquinas inteligentes.”

Estos tres científicos plantearon hipótesis para los próximos años que situaban la tecnología y la inteligencia artificial como algo que conviviría con los seres humanos. Lo cierto es que no fue así, el desarrollo de este novedoso concepto se producirá lentamente y no es hasta la década de los 90 hasta que empieza a adoptarse como lo conocemos hoy en día.

Asimismo, a John McCarthy también se le atribuye el diseño y creación de “LISP”, el primer lenguaje  que logró un procesamiento simbólico y no numérico.

En esta transición, otro aspecto que contribuiría al desarrollo de la inteligencia artificial fue el diseño de la primera red neuronal artificial en el año 1957. Este hecho se le atribuye a Frank Rosenblatt.

En esta transición, otro aspecto que contribuiría al desarrollo de la IA fue el diseño de la primera red neuronal artificial en el año 1957. Este hecho se le atribuye a Frank Rosenbalt

ELIZA fue el otro punto de inflexión en el desarrollo de la inteligencia artificial. Este proyecto desarrollado por Joseph Weizenbaum (1966) en el Massachussets Institute of Technology (MIT) y es considerado el primer chatbot.

Este dispositivo incorporaba el procesamiento del lenguaje natural humano y su objetivo principal era enseñar a los ordenadores a comunicarse con los seres humanos mediante su propio lenguaje y no mediante un lenguaje de programación.                                                                                                                                                               

En 1970 se avecina el primer invierno de la inteligencia artificial, que supone una pérdida de financiación para tratar el tema básicamente porque las expectativas que se habían planteado no se cumplieron.

Otro de los hitos que supuso un punto de inflexión se produjo en 1973 cuando se creó “Wave” el primer lenguaje de programación para robots.

Los 90, la IA coge impulso.

Después de unos años de tímido desarrollo, en el año 1990 la inteligencia artificial volvió a coger impulso y comenzaría lo que se conoce como la edad de oro de la IA. Esto se debe, en parte, al repentino desarrollo de la tecnología que afectaba directamente a las industrias.

Aquellas empresas que no se sumasen al movimiento tecnológico quedarían obsoletas y se verían fuera de un sistema que auguraba buenos resultados. Por esto precisamente, se decidió invertir en la optimización de los procesos en la que se focalizaba la IA.

Un hecho realmente importante se produjo en el año 1997, cuando la multinacional IBM dio a conocer a Deep Blue, un ordenador provisto de IA, capaz de ganar en una partida de ajedrez al campeón del mundo Gari Kaspárov.

En esta época también surgen los agentes inteligentes, capaces de percibir su entorno y actuar de manera racional. En términos de computación, esto puede usarse para referirse a un agente de software inteligente.

Nuevo siglo, nuevas formas de entender la tecnología

Ya en el nuevo siglo y con mejoras en los procesos tecnológicos, la inteligencia artificial crece a una velocidad de vértigo y se empiezan a ver los primeros vestigios de lo que será la IA del futuro.  

Google, el gigante de internet, siempre ha destacado por sumarse a la innovación y estar siempre a la última. Por ello, en 2008 decidió lanzar la primera aplicación con capacidad para reconocer la voz mediante el uso de IA.

IBM también quiso seguir actualizando sus procesos. Por eso, en 2011 presentó a Watson, un ordenador que seguía la metodología de Deep Blue y que consiguió ganar el concurso de preguntas y respuestas “Jeopardy!” superando con creces a la mente humana.

Sin embargo, uno de los acontecimientos más reseñables del siglo XXI en relación a la IA se produjo en el año 2014, cuando un bot computacional llamado Eugene Goostman consiguió superar el Test de Turing, engañando a 30 de los 150 haciéndoles creer que estaban hablando con un niño ucraniano de 13 años y no con una máquina.

Siguiendo la línea temporal, en 2015, AlphaGo se convirtió en la primera máquina en ganar a un jugador profesional del milenario juego oriental Go. Un verdadero reto para la máquina, puesto que este juego plantea una gran complejidad.

A lo largo de la historia, la IA ha dado muchos palos de ciego. No obstante, todos los hechos anteriormente expuestos han contribuido a cimentar las bases de lo que tenemos hoy en día: identificar imágenes, reconocimiento por voz, reconocimiento facial, respuestas automáticas…

Algunos avances de peso que tienen que ver con la inteligencia artificial son:

  • Traducciones.
  • Asistentes digitales.
  • Respuestas automatizadas.
  • Vehículos autónomos.
  • Clasificación de imágenes.
  • Conversión de texto a diálogo y viceversa.

Aunque parezca mentira, esto solo es la punta del iceberg. La inversión en IA ha aumentado considerablemente y estamos seguros que en los próximos años seremos testigos de lo que es realmente capaz.

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid