Big Data

Qué es Internet de las Cosas y qué relación tiene con Big Data

Un mundo de objetos conectados e interconectados. A eso hace referencia el concepto de Internet de las Cosas (IoT). En ese mundo, se generan datos continuamente. Ahí entra en juego el Big Data.

Por Redacción España, el 20/11/2020

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

El desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ha propiciado el nacimiento de herramientas y dispositivos interconectados que facilitan el día a día de millones de personas en todo el mundo. Hablamos del Internet de las Cosas (IoT).

Qué es IoT

El concepto de Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés -Internet of Things-) hace referencia a objetos provistos de inteligencia de software interconectados M2M (máquina a máquina). Los dispositivos pueden actuar e interactuar remotamente y generar un ecosistema de servicios a su alrededor con el objetivo de agregar valor y mejorar la experiencia de los usuarios.

El término IoT fue acuñado por Kevin Ashton, fundador del Centro Auto-ID del MIT, en el año 1999. Allí, descubrió que los objetos se podían vincular a la red a través de etiquetas RFID.

Cada día, la variedad de dispositivos conectados al Internet of Things (IoT) crece. Como consecuencia, los datos que generan esos dispositivos también incrementan. Para optimizar su funcionamiento, entran en juego otras tecnologías:

Impacto de IoT en la sociedad

Los consumidores están cada vez más familiarizados con la adopción de los dispositivos interconectados, con el mundo del Internet of Things (IoT). Estas son algunas de sus ventajas:

  • Automatizaciónde las tareas sin intervención humana.
  • Mayor eficacia y ahorro de tiempo.
  • Ahorro de costes, ya que se puede reducir el consumo de energía en el hogar, trabajo y sitios públicos.
  • Mejora de la calidad de vida de las personas.

IoT y Big Data

Como decíamos, una de las consecuencias del IoT es la generación de datos. El Big Data permite extraer valor de una variedad y volumen de datos en constante actualización, algo inabarcable para las personas.

El IoT se convierte, así, en uno de los mayores proveedores de información para los sistemas de Big Data, Inteligencia Artificial (IA) y Computación Cognitiva. Las empresas se aprovechan de esta relativamente nueva capacidad para analizar información en tiempo real sin intermediarios humanos.

En definitiva, las compañías pueden maximizar la eficiencia de los procesos en la industria, adaptar la producción industrial al stock y a la demanda esperada de cada producto con una planificación de estrategias más detallada que dé respuestas inmediatas a situaciones reales. Ahondamos en ello.

Beneficios empresariales gracias a la vinculación de IoT y Big Data

  • Automatización de procesos.
  • Producción más eficiente en función de los diagnósticos de uso y satisfacción de lo clientes.
  • Mejora de la experiencia de usuario.
  • Toma de decisiones estratégicas más informadas.
  • Ahorro de costes.
  • Beneficios ecológicos, por ejemplo, reducción del consumo energético.

Potencial tecnológico del IoT

Actualmente, existen alrededor de 22.000 millones de dispositivos conectados en el Internet de las Cosas. La lista de objetos abarca desde dispositivos pensados para el uso cotidiano a aquellos vinculados a la industria.

Destacan los dispositivos wearables, es decir, aquellos que el usuario puede llevar puestos en alguna parte de su cuerpo y que, además, recopilan y ofrecen información interactuando de forma continua con el usuario.

Pulseras de monitorización del ejercicio, smartwatches o audífonos inteligentes son solo algunos de los ejemplos más conocidos. También existen dispositivos wearables diseñados expresamente para mejorar el flujo de trabajo en ciertas tareas profesionales.

Otra de las grandes aplicaciones de los dispositivos en el IoT es la domótica, es decir, el uso de tecnología inteligente con el objetivo de automatizar los procesos en entornos diversos, normalmente adaptada al diseño de viviendas y/o edificios. 

Electrodomésticos, iluminación, sistemas de calefacción, persianas… Hoy en día, casi cualquier objeto cotidiano puede estar conectado a la red, una prueba más del ascenso de la digitalización en cualquier entorno.  

Mediante estos objetos de domótica conectados al IoT se pueden extraer datos de uso. De esta forma, el usuario puede tomar ciertas decisiones relacionadas con su consumo. Por ejemplo, puede ajustar y optimizar su uso de la luz.

También se pueden incluir en este listado los vehículos autónomos y los asistentes virtuales, como Alexa o Amazon Echo, capaces de recolectar grandes fuentes de información del usuario.

IoT y Smart Cities

El uso de los dispositivos en el IoT no se limita únicamente al hogar y a las industrias, va mucho más allá, puede llegar también a las ciudades. Nos referimos al desarrollo de las Smart Cities, un concepto de ciudad interconectada y destinada a optimizar la sostenibilidad y garantizar una mejor calidad de vida a sus ciudadanos.

Este tipo de metrópoli futurista ya forma parte de nosotros, a través de pequeñas implementaciones como, por ejemplo, redes de transporte público hiperconectadas, sistemas bicing (alquiler de bicicletas a través de aplicaciones móviles), wifi gratuito en espacios públicos, sistema de alumbrado público a base de luces LED, etcétera.

TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid