Tecnología

Tercera generación de computadoras

La tercera generación de computadoras arrancó con el descubrimiento del chip y supuso un importante avance en términos de democratización informática.

Por Redacción España, el 09/02/2021

auto ¿Te ha gustado nuestro artículo? ¡Vota!

Igual que el transistor marcó el salto de la primera generación de computadoras a la segunda generación de computadoras, otro invento del siglo XX dio paso a la tercera generación de computadoras: el chip. Hablamos de los principales avances de los nuevos ordenadores desde mediados de los 60.

El chip: clave en la tercera generación

El circuito integrado fue una invención de Robert Noyce y Jack S. Kilby, dos científicos que, en compañías diferentes y sin tener conocimiento mutuo de sus investigaciones, dieron con la forma de crear circuitos electrónicos en una sola pieza. Y, además, lo hicieron casi al mismo tiempo.

Antes de la creación del chip, los circuitos electrónicos se construían interconectando componentes creados de forma independiente y en distintos materiales. Se fabricaba un transistor, una resistencia, un condensador… y se conectaban. Claro, esto ocupaba un espacio considerable.

Sin embargo, Kilby llevó todos estos componentes a un único bloque de silicio en el que los componentes se conectaban con hilos de oro. Noyce, el Alcalde de Silicon Valley y uno de los famosos ocho traidores, se basó en el planar process de su colega Juean Hoerni, con el que trabajaba en Fairchild Semiconductor.

Al llevar los circuitos integrados a los ordenadores, los fabricantes redujeron mucho el espacio que ocupaban las máquinas y, además, dieron un impulso a la calidad, disparando la velocidad a la que trabajaban y reduciendo la energía que necesitaban.

Ordenadores de tercera generación

El chip fue patentado en 1958 y, a mediados de la década de los 60, surgieron los ordenadores de tercera generación. Al invento de Noyce y Kilby se unieron otros avances sustanciales en el campo de la computación, como la multiprogramación, los sistemas operativos complejos o la memoria virtual.

La informática comienza a ser un terreno mucho más accesible, tanto en términos de facilidad de uso, como de requerimientos energéticos, de espacio y de precio. Se podría decir que es el inicio de la democratización de un campo antes reservado a los grandes gobiernos y a las grandes compañías.

Sí, en la segunda generación de computadoras, IBM ya empezaba a apostar por el terreno empresarial, permitiendo no solo la compra sino también el alquiler de sus ordenadores, pero con la tercera se dio un paso más, se abrió el abanico. A continuación, hablamos de algunos de los ordenadores más míticos de esta fase.

IBM 360

Casi marcando el límite entre la segunda y la tercera generación de computadoras, IBM lanzó otra de sus series para la posteridad: la 360. Anunciada en 1964, supuso un paso de la computadora como tal a los sistemas de computación, ya que permitía que varias máquinas trabajaran entre sí dentro de una línea de producción.

En la serie 360 confluyeron las dos líneas de trabajo de IBM, que, hasta entonces, diseñaba una línea comercial y otra científica. Estas computadoras fueron los primeros ordenadores que incorporaron los circuitos integrados, con tecnología SLT o Solid Logic Technology para el diseño de esos chips.

Burroughs B-2500 y B-3500

Burroughs

Fuente: Pinterest.

Burroughs entró en esta tercera generación con sus modelos B-2500 y B-3500, enteramente pensados para el terreno empresarial y científico. Ambos se orientaron a mejorar la experiencia de usuario (lo que hablábamos antes del incremento en la facilidad de uso) e incrementar la eficiencia en el trabajo.

La compañía los presentó al mercado en 1966 como "un nuevo nivel de computadoras" o "sistemas electrónicos de procesamiento de datos". Según explicó en su momento Burroughs, en estos dos modelos se fusionaron los trabajos de expertos en hardware y software para dar lugar a unos ordenadores más flexibles y potentes y más accesibles a la hora de operar con ellos y en términos de programación.

PDP-8

Lanzada al mercado en abril de 1965, la PDP-8 de Digital Equipment Corporation (DEC), también conocida como Straight 8, fue toda una revolución. La compañía vendió más de 50.000 ordenadores de este modelo, entre otras cosas, por dos motivos principales.

  • El primero era su manejabilidad. En tiempos de ultracomputadoras, la PDP-8 era un ordenador de sobremesa. De hecho, a menudo se habla de ella como the first true minicomputer, la primera minicomputadora de verdad.
  • El segundo era su precio. Aunque ahora nos podamos escandalizar al ver esta cifra, los 18.500 $ que costaba convertían a esta computadora de DEC en una máquina mucho más accesible, más para todos los públicos.
TAGS:
Imagen del autor Redacción España

Equipo de redacción de B12 España: Marketing, Big Data, Inteligencia Artificial y Ventas.

Ponte en contacto con nosotros:

+34 916 629 534

madrid@agenciab12.com

Calle Alcalá, 21, 8ºD. 28014 - Madrid